miércoles, 7 de septiembre de 2016

Qué es el Gluten

Últimamente mucho se ha comentado sobre el gluten, los riesgos que trae al consumirlo y cuáles son los alimentos que los poseen. Sin embargo, no todos están al tanto de saber que es y por qué no debe ser consumido en gran medida, incluso si no eres alérgico. En este artículo te explicaremos de manera un poco más detalla la definición de esta palabra que causa revuelo y confusión, las enfermedades que produce y tratamiento.

Qué es el GlutenTambién te puede interesar: Qué es el lupus: síntomas y tratamiento

El gluten es una glicoproteína (gran cantidad de azucares ligadas que interfieren con las proteínas y el desarrollo de células sanas) encontradas en distintos cereales. Para explicarlo de mejor manera, el gluten es el cemento que une los ingredientes responsables de la elasticidad de las masas dándole consistencia y el azúcar dañina. Algunos de los alimentos en su mayoría cereales que contienen gluten son los siguientes: harina blanca, trigo, cebada y avena son algunas de ellas, aunque la última sigue siendo debatida por los especialistas que insinúan, que la avena es libre de gluten y que este componente se le es agregado una vez que se procesa.

Algunos de los alimentos procesados que contiene el gluten y comemos a diario, son los siguientes:
  • Pastas.

  • Pan.

  • Galletas.

  • Pastelitos.

  • Cereales.

  • Cervezas.

  • Salsa de jugo de carne.

  • Aliños artificiales.

  • Salsas artificiales.


Sin embargo, existen versiones de estas comidas libres de gluten, pero la verdad son un poco costosas y complicadas de conseguir. Pero así como hay alimentos que contienen el gluten hay otros que no y pueden ser ingeridos sin ningún tipo de peligro. Los cuales son: el maíz, el arroz, las papas y los frutos secos.Síntomas de intolerancia al gluten Ahora bien, esta información es solo una base para mejorar nuestra dieta diaria, si es tu intención. No obstante, no es necesario ser alérgico a esta proteína mala para dejar consumirla, sin embargo, si eres de las personas que nunca ha tenido ningún tipo de reacción a los alimentos antes mencionados entonces, no corres ningún peligro. Una de las preguntas frecuentes sobre este temas es ¿Se puede saber si eres alérgico al gluten por cuenta propia? La respuesta es no, debes tener exámenes médicos que comprueben si realmente tu organismo reacciona de manera negativa a este componente. Pero tu cuerpo puede avisarte con algunos síntomas específicos si esta rechazando algún alimento que contenga gluten, para ello existen diez indicios que te ayudarán a detectarlo y puedas acudir al médico a tiempo. Es importante saber que estos síntomas difieren en gran medida cuando son niños, adolescentes y adultos:
  1. Dolores abdominales o calambres. Uno de los síntomas más difíciles, casi siempre por la incapacidad de los más pequeñines de describir exactamente el origen del dolor.

  2. Distensión abdominal, gases o sensación de tener la tripa hinchada.

  3. Cambios en las heces de manera frecuente, como diarrea o estreñimiento.

  4. Náuseas y vómitos después de haber comido.

  5. Falta de apetito.

  6. Aumento del nivel de cansancio o fatiga (astenia), así como falta de ganas para salir a jugar o hacer cosas junto a otros niños.

  7. Pérdida de peso repentina. Algunos niños presentan dificultades para ganar peso de manera normal.

  8. Crecimiento por debajo de lo normal comparado con otros niños de su edad, además de presentar huesos frágiles que tienden a romperse. La pubertad también suele llegar más tarde.

  9. Úlceras en la boca de manera recurrente y daños en el esmalte de los dientes.

  10. Aparición de dermatitis herpetiforme, una enfermedad cutánea que aparece exclusivamente en las personas celíacas, y que se suele traducir en eczemas en las rodillas, los codos o las nalgas.
Cereales causantes del gluten

Según estudios especializados, las reacciones negativas a este proteína provienen directamente del trigo como tal y no de todos los alimentos que contengan el gluten, sin embargo esta noticia nunca ha sido confirmada. Las enfermedades celíacas, van de la mano con esta complicada afección, ya que proviene de la intolerancia al gluten, entre ellos al trigo, cebada incluso a la avena, la cual una vez es ingerida, produce una mucosa en el intestino delgado que dificulta la absorción de los macro y micronutrientes. El 75% de las personas que tienen esta patología no son diagnosticadas y le atribuyen dicha reacción a la irritación de intestino o de colon, incluso a la gastritis. Hay varios tipos de enfermedades celíacas, las cuales son:
  1. Sintomática: Los síntomas son muy diversos pero todos los pacientes mostrarán una serología, histología y test genéticos compatibles con la EC.

  2. Clínica: En este caso no existirán síntomas ni signos, aunque sí serán positivas el resto de las pruebas diagnósticas.

  3. Latente: Son pacientes que en un momento determinado, consumiendo gluten, no tienen síntomas y la mucosa intestinal es normal. Existen dos variantes:

    • Tipo A: Fueron diagnosticados de EC en la infancia y se recuperaron por completo tras el inicio de la dieta sin gluten, permaneciendo en estado subclínico con dieta normal.

    • Tipo B: En este caso, con motivo de un estudio previo, se comprobó que la mucosa intestinal era normal, pero posteriormente desarrollarán la enfermedad.

  4. Potencial: Estas personas nunca han presentado una biopsia compatible con la EC pero, del mismo modo que los grupos anteriores, poseen una predisposición genética determinada por la positividad del HLA-DQ2/DQ8. Aunque la serología puede ser negativa, presentan un aumento en el número de linfocitos intraepiteliales. La probabilidad media de desarrollar una EC activa es del 13% y una EC latente del 50% (tabla 1).
Dieta libre de gluten Su tratamiento consiste en el seguimiento de una dieta estricta sin gluten durante toda la vida. Esto conlleva una normalización clínica y funcional, así como la reparación de la lesión vellositaria. El celíaco debe basar su dieta en alimentos naturales: legumbres, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, hortalizas y cereales sin gluten: arroz y maíz. Deben evitarse, en la medida de lo posible, los alimentos elaborados y/o envasados, ya que en estos es más difícil garantizar la ausencia de gluten.

La ingestión de pequeñas cantidades de gluten, de una manera continua, puede causar trastornos importantes y no deseables. También, existen enfermedades asociadas que pueden manifestarse de manera simultanea con la intolerancia al gluten o incluso después del tratamiento, como son:
  1. Dermatitis herpetiforme.

  2. Diabetes mellitus tipo I.

  3. Déficit selectivo de IgA.

  4. Síndrome de Down.

  5. Enfermedad hepática.

  6. Enfermedades de tiroides.

  7. Intolerancia a la lactosa.
Los riesgos de padecer intolerancia al gluten y no detectarlo a tiempo pueden presentarse después de los 50 años a través de estas complicaciones:Linfoma no-Hodgkin: El riesgo de desarrollar esta complicación es 2 veces superior a la población general, igualándose a esta después de llevar a cabo una dieta exenta de gluten durante 5 años. Carcinomas: Son de células escamosas a nivel orofaringeo y esofágico, o adenocarcinoma en intestino delgado o recto.

NOTA: Para identificar los componentes de los alimentos procesados y ver si este contiene gluten o no, las etiquetas en la parte trasera del producto te lo muestran, recuerda que si no eres alérgico comprobado o nunca has tenido reacción negativa alguno de estos alimentos, puedes ingerirlo sin ningún problema. Recuerda que solo las personas con patología se ven afectadas por esta proteína, el resto no.

También te puede interesar: Qué es la rabia: síntomas y tratamiento

No hay comentarios.:

Publicar un comentario