viernes, 2 de septiembre de 2016

Cómo curar una infección vaginal con tratamientos caseros

Las mujeres estamos propensas a infecciones vaginales y todas las molestias que vienen con ellas, como son: picor, ardor, irritación, flujo anormal, etc. Sin embargo y dada la escasez de medicamentos que vivimos en nuestro país hoy día, existen muchos remedios caseros que no pueden ayudar a evitar e incluso curarlas de manera natural. En este artículo te explicaremos los materiales que puedes utilizar para tratar una infección vaginal simple.

Cómo curar una infección vaginal con tratamientos caserosTambién te puede interesar: 6 Beneficios de la masturbación para la mujer

Es importare que estes al tanto de saber si eres o no alérgica alguna de la recetas que te vamos ofrecer, para evitar un reacción contraria que en vez de ayudarte a mejorar, puede complicar la infección. Además, estos son los más clásicos, por lo que si investigas otros remedios caseros asegúrate que realmente estén aprobados por quien te los enseñe.

Bicarbonato:

Bicarbonato

Cuando sufrimos una infección, la vagina ve alterado su pH, el cual se presenta más acidificado de lo normal. Una manera muy fácil, pero que requiere cierta continuidad, consiste en aplicar una pizca de bicarbonato de sodio en polvo directamente en los labios vaginales, para ir alcalinizando de nuevo el pH y así impedir que vivan y proliferen las bacterias y los hongos perjudiciales. De hecho, en general, para lavar nuestra zona íntima no necesitamos jabones o geles convencionales, ya que dañan nuestro pH, sino que podemos usar los que sean naturales y ecológicos, elaborados con glicerina o aceite de coco, o bien sencillamente agua hervida con un poco de bicarbonato.

El ajo:

El ajoEl ajo es el mejor remedio para combatir hongos y parásitos, como hemos explicado en otros artículos. Y aunque tomándolo oralmente podemos subir nuestras defensas y tratarlos desde el interior, aquí te explicamos una manera sencilla y rápida para combatirlos directamente. Necesitaremos un diente de ajo crudo y pelado, que pincharemos con la ayuda de un tenedor o palillo para que saque sus nutrientes más fácilmente. Este ajo lo deberemos introducir en la vagina lo más profundo que podamos. Para después poderlo sacar más fácilmente lo podemos envolver en una gasa estéril que empaparemos en aceite de oliva, dejando que las puntas de la gasa sobresalgan de la vagina. Este tratamiento se realiza por la noche antes de acostarnos durante tres noches seguidas.

Buena alimentación:

Buena alimentación

Aunque parezca mentira, muchos alimentos nos alimentan las bacterias vaginales, como: los azucares y las harinas refinadas. Por lo que es recomendable ingerir aceites naturales de onagra o borraja que puedes conseguir en cápsula, ellos aportan una gran cantidad de nutrientes y ácidos grasos omega-6.

También te puede interesar: Pocos adolescentes practican el sexo seguro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario