sábado, 2 de julio de 2016

Conoce las zonas erógenas femeninas

Para hacer estallar de placer a tu pareja, puedes explorar aquella zonas erógenas femeninas que quizás aún ignores. Estimular nuevas zonas erógenas es un extra para que la previa a las relaciones sexuales sean más apasionadas y emocionantes y pueden hacerte llegar al orgasmo mucho más fácil. No te pierdas algunas de ellas a continuación.

conoce_las_zonas_erogenas_femeninas-notilogiaTambién te puede interesar: Conoce las zonas erógenas masculinas

Las rodillas



Unos masajes con aceite esencial, caricias o besos sobre la piel que se encuentra detrás de las rodillas pueden ser muy placenteros. Eso sí, debes decirle a tu pareja que lo haga con suavidad, pues así como es sensible a los estímulos también es un área delicada, así que cuanto más ligeras sean las caricias allí, más las disfrutarás. También pídele que explore toda el área de la rodilla en sí (la rótula y la parte superior) porque resulta muy excitante también.

El cuero cabelludo



A la mayoría de las mujeres nos encanta que nos laven el cabello con masajes en la peluquería. Esto ocurre porque el cuero cabelludo tiene muchas terminaciones nerviosas que lo hacen sensible al tacto. Los masajes en el cuero cabelludo, además, ayudan a liberar tensiones y aumentar el flujo de sangre por todo el cuerpo.

Los abdominales



Las caricias y besos en el abdomen generalmente las consideramos como parte de un juego tierno. Sin embargo, pueden tener un gran poder erótico también. Dile a tu compañero que comience a explorar tu cuerpo de arriba hacia abajo y que se detenga a darte un buen masaje sobre el área abdominal; esto es genial porque inconscientemente funciona como una anticipación para tus músculos vaginales, lo que hace que la excitación aumente e incluso que puedas llegar al orgasmo sin sexo oral ni penetración.

Los labios

Los labios son una de las partes más eróticas del cuerpo e indispensables a la hora del sexo. Los besos no deben quedar limitados solo a la previa sino que deben estar presentes en toda la relación sexual. Bésate con tu pareja durante 5 minutos seguidos antes de la penetración, probando besos de distintas intensidades, y verás la pasión aumentará en un instante.

Los pies



Para la reflexología, estimular ciertos puntos de presión sobre los pies puede provocar la excitación sexual. Y es que pensándolo bien pocas cosas son tan relajantes y desestresantes que un masaje en los pies, ¿verdad? No olvides incluir a los pies en tus próximas noches.

Como parte de las zonas principales, figuran: el pubis, las nalgas, los labios mayores y menores, la entrada de la vagina, el perineo, el ano y por supuesto, los pezones.

Fuente: iMujer

No hay comentarios.:

Publicar un comentario