martes, 14 de junio de 2016

Qué es el lupus: síntomas y tratamiento

Los seres humanos están propensos a enfrentar diferentes enfermedades, ya sean leves o de serias complicaciones, es una disposición de la naturaleza del cuerpo humano. Por esa razón siempre es de vital importancia realizarse los chequeos médicos periódicamente para cuidar la salud o prevenir cualquier padecimiento. Estar informados es fundamental, en esta oportunidad te ofrecemos todo lo que debes saber acerca del Lupus, qué es, de qué se trata y cómo tratarla.

que_es_el_lupus-notilogiaTambién te puede interesar: Qué es la culebrilla: síntomas y tratamiento

¿Qué es el lupus?



El lupus es una enfermedad reumática, sistémica y crónica, es decir, puede afectar a cualquier órgano y/o sistema: a las articulaciones y a los músculos, puede dañar la piel, riñón, pulmón y casi todos los órganos.

Una de las características de esta patología es que es una enfermedad muy heterogénea. Es difícil encontrar dos pacientes con los mismos síntomas y con los mismos patrones de la enfermedad. Eso complica muchas veces que se diagnostique.

La evolución de la enfermedad se desarrolla en fases de brote y otras en los que los efectos de la enfermedad remiten. Asimismo, hay lupus muy severos y otros no tan graves como los que se manifiestan y están limitados a afecciones en la piel.

En líneas generales, cuando una persona está diagnosticada con lupus, las células del sistema inmune agreden a las propias del organismo provocando que se ocasionen inflamaciones y se dañen los tejidos. El lupus actúa produciendo anticuerpos que sobreestimulan los linfocitos B (las células que producen los anticuerpos).

lupus_tratamiento-notilogiaEsta patología afecta principalmente a las mujeres y en una época de la vida en la que se es fértil (entre 20 y 40 años). Se han descrito además casos en niños y ancianos. En la actualidad el lupus afecta aproximadamente a 40.000 personas en España, según los datos de la Sociedad Española de Reumatología. En los últimos años se ha detectado un aumento de la frecuencia y los especialistas lo atribuyen a una mayor supervivencia de los pacientes, así como a un mejor conocimiento de la enfermedad y de las técnicas de laboratorio que permiten que se detecten los casos más leves y precoces.

La causa del lupus eritematoso sigue siendo desconocida. Sin embargo, al tratarse de una enfermedad autoinmune hay distintos factores que sí se conocen, que pueden influir y provocar lupus. La más conocida es la alteración en el sistema inmunológico, que entre otras funciones es el encargado de defender al cuerpo frente a posibles infecciones.

Otras de las causas que se barajan responden a la genética. Se ha comprobado que, por ejemplo, en gemelos si uno de los hermanos tiene la enfermedad, el lupus tiende a aparecen con mayor frecuencia en el otro hermano. Sin embargo, aún se desconocen qué genes concretos son responsables de esta enfermedad.

Síntomas



Al tratarse de una enfermedad multisistémica afecta a varios órganos. Presenta por un lado síntomas generales:
  • Cansancio

  • pérdida de peso inexplicable

  • La fiebre prolongada

  • Alteraciones de la temperatura

  • Dolor e inflamación en las articulaciones (artritis)

  • Rigidez articular por las mañanas (la artritis puede ser migratoria o episódica)

  • Enrojecimiento y erupción de la piel de la cara (empeoran con la exposición al sol)

  • Caída del cabello (cuando la enfermedad está activa)

  • Afecta a los dos riñones a la vez

  • Afecciones digestivas (vómitos, diarrea, pancreatitis, alteraciones hepáticas, peritonitis

  • Disminución del número de todos los tipos de células sanguíneas

  • Anemia


Existen variantes en cuanto al tipo de lupus que puede afectar al individuo:

  1. Lupus eritematoso discoide (LED): enfermedad crónica y recidivante caracterizada por manchas redondas rojas de bordes bien definidos sobre la piel

  2. Lupus eritematoso sistémico (LES): enfermedad autoinmune con episodios de inflamación en las articulaciones, los tendones y otros tejidos conectivos y muy diversos órganos

Diagnóstico



Al igual que otras enfermedades reumatológicas, el lupus no tiene ninguna prueba diagnóstica complementaria que sea definitiva y pueda determinar la enfermedad. El diagnóstico, por tanto, se basa principalmente en los síntomas, hallazgos clínicos y pruebas analíticas.

Con el fin de homogeneizar los criterios se estableció por consenso internacional hace años un listado de once manifestaciones clínicas y hallazgos analíticos, denominados criterios diagnósticos. Los pacientes que presentasen al menos cuatro de estos criterios sin ser debidos a otras causas justificadas, podrían diagnosticarse con lupus con seguridad.

Tratamiento



El tratamiento de la enfermedad no está supeditado a una sola terapia. Es muy distinto según el órgano al que afecte. Los corticoides se consideran el tratamiento básico puesto que todos los afectados en un momento u otro los precisan.

En manifestaciones menores como la artritis, la pleuropericarditis o las manifestaciones cutáneas se suelen utilizar antiinflamatorios no esteroideos (AINE) junto con corticoides.

tratamiento_lupues_afecciones-notilogiaSi los órganos dañados son el pulmón, el corazón, el sistema nervioso central o el riñón el tratamiento debe de ser mucho más agresivo y se basa en corticoides en dosis muy altas y complementos con tratamientos inmunosupresores. Si la enfermedad presenta síntomas como fiebre, cansancio o afecciones cutáneas, el tratamiento será menos agresivo y con corticoides tópicos y/o antipalúdicos.

La alimentación debe de ser completa, sana y equilibrada. No hay ningún alimento perjudicial para el paciente. Por otro lado, cuando la enfermedad afecta al riñón y sobre todo, cuando hay hipertensión arterial los pacientes tienen que saber que no es recomendable que consuman alimentos salados o condimentados.

Dependiendo de las características individuales, a los pacientes lúpicos se les suelen recomendar extremar la protección frente a la exposición solar, especialmente en aquellos que tienen problemas cutáneos, tomar precauciones frente a infecciones, estar al día de vacunaciones específicas, así como unos cuidados especiales durante el embarazo.

También te puede interesar: Qué es el ébola: Síntomas y tratamiento

No hay comentarios.:

Publicar un comentario