martes, 24 de mayo de 2016

Qué es el herpes: síntomas y tratamiento

Entre algunas personas existen enfermedades que tienen un riesgo de contagio para otros individuos, de modo que si no se tiene el conocimiento prudente y consciente de la patología que se padece, será posible afectar a otros e incluso ser contagiado por el simple hecho de desconocer sobre el tema. En esta oportunidad, te ofrecemos una nutrida información acerca de una infección conocida como Herpes, todo lo que debes saber, cuáles son los síntomas y cómo tratar este padecimiento.

que_es_el_herpes_síntomas_y_tratamientoTambién te puede interesar: Síntomas y prevención de la parotiditis o paperas

¿Qué es el Herpes?



El herpes es una infección muy común. Es causada por virus diferentes pero muy relacionados. Los virus son el herpes simple tipo 1 y herpes simple tipo 2. Ambos son muy fáciles de contraer. Permanecen de por vida en el cuerpo y pueden causar síntomas que aparecen y desaparecen.

Las dos formas de herpes pueden infectar el área de la boca, el área de los genitales o ambas. Cuando la infección se encuentra en la boca o cerca de ella, se llama herpes bucal. El herpes bucal frecuentemente es causado por el virus herpes simple tipo 1, cuando la infección de herpes se encuentra en los órganos sexuales o cerca de ellos, se llama herpes genital. Este tipo de herpes, generalmente es causado por el virus herpes simple tipo 2, hasta ocho de cada 10 adultos tienen herpes bucal y alrededor de uno de cada cuatro adultos tiene herpes genital. Millones de personas no saben que tienen herpes porque nunca tuvieron, o notaron, los síntomas del herpes.

¿Cómo puedes contraer herpes? El herpes se propaga a través del tacto, los besos y el contacto sexual, que incluye el sexo vaginal, anal y oral. Se puede transmitir de un integrante de la pareja al otro y de una parte del cuerpo a la otra. Un breve contacto de piel a piel es todo lo que se necesita para transmitir el virus. Como el herpes puede no presentar síntomas durante años, algunas veces es muy difícil saber quién inició el contagio.

Si bien no es usual, el herpes genital también se puede transmitir de una mujer embarazada a su bebé durante el parto vaginal. El herpes es más contagioso cuando las llagas están abiertas, húmedas o cuando supuran, hasta que se curan y se caen las costras.

Síntomas



Herpes bucal: cuando una persona tiene herpes bucal, aparecen "llagas" o "ampollas" sobre los labios o alrededor de la boca. Estas llagas también pueden aparecer dentro de la boca, pero generalmente esto sucede sólo la primera vez que aparecen los síntomas de herpes bucal. Los síntomas pueden durar algunas semanas y desaparecer. Pueden volver a aparecer a las semanas, meses o años. Son muy molestos pero frecuentemente no provocan daños en niños ni en adultos. Pero las llagas pueden ser muy perjudiciales en recién nacidos.

sintomas_herpesHerpes genital: la mayoría de las personas con herpes genital no tienen síntomas, muestran síntomas muy leves que pasan desapercibidos o algunos síntomas que no reconocen como síntomas de la infección. El síntoma típico del herpes es un grupo de llagas o ampollas, generalmente en la vagina, vulva, cuello del útero, pene, glúteos o ano. Los síntomas pueden durar varias semanas y desaparecer. Pueden volver a aparecer a las semanas, meses o años.

La primera vez que aparecen los síntomas de herpes genital se llama "primer episodio" o "herpes inicial". Generalmente, los síntomas de herpes inicial son más notorios que aquéllos de los rebrotes posteriores. Algunos síntomas específicos son:

  • Ampollas

  • Sensación de ardor si la orina cae sobre las llagas

  • Imposibilidad de orinar si una marcada hinchazón de las llagas bloquea la uretra

  • Picazón

  • Llagas abiertas

  • Dolor en el área infectada

  • Glándulas hinchadas y sensibles en el área de la pelvis, la garganta y en las axilas

  • Fiebre

  • Escalofríos

  • Dolor de cabeza

  • Sensación general de cansancio

  • Sensación de dolor similar a la de una gripe

Diagnóstico



Sólo un profesional de la salud puede diagnosticar el herpes, a través de un examen físico y análisis. Un análisis de sangre puede determinar si estás infectado con herpes bucal o genital, aun en los casos en los que no se tienen síntomas. Los proveedores de atención de la salud también pueden confirmar la presencia de herpes analizando fluidos que extraen de las llagas.

Si crees que tienes llagas producidas por herpes, es mejor hacerte revisar lo antes posible. Es importante asegurarse que las llagas son producidas por el herpes. Otras infecciones de transmisión sexual graves, como la sífilis, pueden parecerse al herpes pero requieren un tratamiento diferente.

Tratamiento y prevención



Si tienes herpes, puedes tomar algunos medicamentos que te ayudarán a controlar la infección. Frecuentemente, el uso de tratamientos para el herpes es muy eficaz para acelerar el proceso de cicatrización de las llagas e impedir la recurrencia de los brotes.

Los baños con agua tibia pueden proporcionar alivio para el dolor. La ropa de algodón ayuda a prevenir la irritación. Mantén secas las llagas; si están húmedas, se puede retrasar su cicatrización. La aplicación de compresas de agua fría o hielo sobre las llagas puede calmar las molestias. Los calmantes como la aspirina, el acetaminofen, el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar las molestias y la fiebre.

Si bien, el tratamiento para el herpes es útil, el virus no se cura. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los rebrotes disminuyen en cantidad e intensidad con el paso de los años.

Existen tres formas principales para prevenir la propagación del herpes genital:

  • Suspende inmediatamente el contacto sexual apenas sientas síntomas de un brote. Los síntomas de un brote pueden ser una sensación de ardor, picazón o cosquilleo. No tengas relaciones sexuales vaginales, anales u orales, ni siquiera usando un condón. Espera siete días hasta que se curen las llagas. El virus se puede propagar a través de llagas que la protección del condón no cubre. También se puede propagar por medio de la transpiración o de los fluidos vaginales hacia lugares que la protección del condón no alcanza.

  • Usa condones entre un brote y otro para reducir el riesgo de transmisión

  • Utiliza los tratamientos para el herpes. El riesgo de transmisión se puede reducir enormemente si la pareja que tiene herpes toma una pequeña dosis diaria de medicación contra el herpes

  • El contacto con cualquier tipo de llaga de herpes puede propagar el virus de un integrante de la pareja al otro o de una parte del cuerpo a la otra, especialmente durante el primer brote de herpes
Recuerda: si tienes una llaga en la boca, no beses a nadie, especialmente a bebés, niños o mujeres embarazadas.

También te puede interesar: Qué es la Tuberculosis: síntomas y tratamiento

No hay comentarios.:

Publicar un comentario