lunes, 30 de mayo de 2016

Qué es el ébola: Síntomas y tratamiento

Existen virus que son mortales y amenazan la salubridad mundial. Uno de estos es el famoso Ébola, esta peligrosa y mortal enfermedad que impactó en África, es considerada un arma biológica por su alto nivel de peligrosidad ante la salud del ser humano. En esta oportunidad, te informaremos acerca de qué es y cómo tratar el virus del ébola.

que_es_el_ebola_sintomas_tratamiento-notilogiaTambién te puede interesar: Qué es el herpes: síntomas y tratamiento

¿Qué es el Ébola?



Se trata de una enfermedad infecciosa viral aguda que produce fiebre hemorrágica en humanos y primates (monos, gorilas y chimpancé), causada por el virus del Ébola, que se describió por primera vez en el año 1976 por el Dr. David Finkes, cuando se presentaron varios casos de fiebre hemorrágica en Zaire y Sudán. El nombre del virus se debe al río Ébola, geográficamente ubicado en Zaire.

El virus del Ébola es uno de los dos miembros de una familia de virus de ARN (ácido ribonucleico) llamado Filoviridae. Existen cinco serotipos del virus del Ébola: Ébola-Zaire, Ébola-Sudán, Ébola-Costa de Marfil y Ébola-Bundibugyo. El quinto serotipo, el Ébola-Reston, ha causado enfermedad en los primates, pero no en humanos. Es una infección que se caracteriza por una alta tasa de mortalidad, que oscila entre el 50% y el 95% de los afectados. Debido a su naturaleza letal, este virus es considerado como un arma biológica.

ebola_riesgo-notilogiaActualmente, se considera que las personas en riesgo de contraer fiebre hemorrágica por virus del Ébola son aquellas con antecedentes de viajes a África subsahariana, las personas que cuidan a los pacientes infectados, así como los trabajadores que se encuentran en contacto con primates infectados de origen africano.

El ébola es considerado como sumamente infectivo, debido a su alta tasa de mortalidad, la rapidez con la que provoca la muerte y las zonas remotas donde se producen las infecciones. Se transmite a los humanos a través del contacto con un animal huésped infectado vivo o muerto (monos, murciélagos, antílopes…) y se disemina de persona a persona por el contacto con la sangre, tejidos, secrecciones y los fluidos corporales del sujeto infectado, y por el contacto con equipo médico contaminado, tales como agujas.

Las infecciones por virus del Ébola son agudas y no existe el estado de "portador". Debido a que el reservorio natural del virus es desconocido, la manera en que el virus aparece por primera vez en un ser humano en el inicio de un brote no se ha determinado aún.

Síntomas



El período de incubación de esta enfermedad oscila entre dos y 21 días, después de los cuales ocurre el inicio de los síntomas del ébola, aunque lo más habitual es que aparezcan entre el octavo y el décimo día:

  • Fiebre alta y repentina

  • Dolor de cabeza

  • Molestias en las articulaciones y fuertes dolores musculares

  • Dolor de garganta y debilidad generalizada

  • Diarrea, vómitos y dolor de estómago

  • Aparición de una erupción rojiza en la piel

  • Congestión conjuntival (ojos rojos)

  • Alteración de la función renal y hepática

  • En algunos afectados pueden observarse hemorragias internas y externas


La razón por la que algunas personas son capaces de recuperarse de ébola y otros no sigue siendo un misterio para los científicos. Sin embargo, se sabe que los pacientes que fallecen, por lo general no han desarrollado una respuesta inmunológica significativa para el virus en el momento de la muerte.

Diagnóstico

Los síntomas del paciente y un interrogatorio exhaustivo que incluya preguntas sobre viajes recientes a zonas endémicas del virus del Ébola, malaria o influenza son de vital importancia para dilucidar el diagnóstico de la infección por virus del Ébola.

examenes_diagnostico_ebola-notilogiaExisten exámenes de laboratorio específicos que permiten detectar la presencia del virus del Ébola en la sangre o en el suero, sobre todo en la fase aguda, como lo es la determinación del ARN genómico o subgenómico; sin embargo, la técnica más común para determinar la infección por este virus es la detección de Anticuerpos IgM e IgG por el método ELISA de captura o sándwich, esta técnica es una prueba inmunológica que está basada en la captura de los anticuerpos presentes en el suero del paciente cuando reaccionan con una proteína del virus fijada a un pocillo de una placa rectangular de poliestireno, un tipo especial de plástico.

Otras pruebas de laboratorio como el hemograma pueden aportar datos sugestivos de la infección, como los glóbulos blancos que suelen estar disminuidos (leucopenia). Así mismo, puede observarse elevación de la cifra de hematocrito, que es una medida indirecta del estado de deshidratación del paciente y las plaquetas que participan en la coagulación, las cuales se encuentran disminuidas (lo que se conoce como trombocitopenia). Más de la mitad de los pacientes afectados desarrollan algún grado de hemorragia.

Tratamiento



En la actualidad no existe ningún medicamento dirigido a combatir el virus del Ébola, por lo tanto solo se puede realizar tratamiento sintomático o medidas de apoyo. Entre ellas tenemos: para la fiebre, administrar Acetaminofén, nunca tomar Aspirina (ácido acetilsalicílico) por el riesgo que existe de manifestaciones hemorrágicas; también se debe ingerir abundantes líquidos para evitar la deshidratación y guardar reposo en cama.

Si el paciente tiene manifestaciones hemorrágicas requerirá la administración por vía endovenosa de líquidos, así como concentrado de plaquetas, factores de coagulación o de transfusiones de sangre si existen pérdidas importantes.

Igualmente, dentro del tratamiento del ébola, es necesario llevar un control estricto de los signos vitales como la frecuencia cardiaca, el pulso y la presión arterial con el fin de poder determinar cualquier signo indicativo de shock.

ebola_tratamiento-notilogiaActualmente, debido al virulento brote de Ébola-Zaire que está teniendo lugar en África Occidental, se está procediendo a tratar a algunos pacientes con un suero experimental conocido como ZMapp. Otras compañías farmacéuticas trabajan a contrarreloj para dar con la cura o una vacuna efectiva para luchar frente este virus. Mientras, a algunos enfermos se les está administrando, con resultados positivos en algunos casos, suero hiperinmune (plasma sanguíneo) obtenido de pacientes que han conseguido superar la enfermedad, por lo que su sangre ha generado anticuerpos para combatir la infección.

El pronóstico de la fiebre hemorrágica por virus del Ébola es bastante malo, ya que se considera una patología potencialmente mortal. El período de tiempo que transcurre desde el inicio de los síntomas hasta la muerte varía entre 2 y 21 días. Se estima que la tasa de mortalidad por fallo de múltiples órganos y posterior shock hipovolémico va desde un 50 a un 90%, variando según el tipo de virus del Ébola que cause la infección.

Prevención

  • Disminuir el contacto con animales salvajes que pudieran estar infectados como simios, monos y algunos tipos de murciélagos. Evitar el consumo de carne cruda

  • Empleo de guantes y prendas protectoras para manipular animales

  • Utilizar guantes, mascarillas y batas especiales para disminuir el riesgo de transmisión de persona a persona como consecuencia del contacto estrecho con personas infectadas, en particular con sus líquidos corporales

  • Lavarse las manos frecuentemente, sobre todo después de visitar a familiares enfermos en el hospital, así como después de haber cuidado a enfermos en el hogar

  • Difundir mensajes de información a la población sobre las características de la enfermedad y de las medidas de control del brote, en particular la inhumación de cadáveres


Prevenir la infección del ébola en los centros de salud, se refiere al uso de medidas de aislamiento y utilización de equipos necesarios (guantes, tapabocas, batas) para reducir el riesgo de transmisión desde los enfermos hacia el personal sanitario, como médicos, enfermeras, así como técnicos de laboratorio que manipulan sangre y otros líquidos corporales de los pacientes infectados con el virus.

También te puede interesar: Qué es la rabia: síntomas y tratamiento

viernes, 27 de mayo de 2016

Qué es la rabia: síntomas y tratamiento

Existen enfermedades singulares que afectan a las personas sin que se conozca su naturaleza, cuando los padecimientos son delicados normalmente se hace un enfoque en cómo actúa su transmisión o contagio. En este oportunidad te compartiremos una valiosa información para que tengas conocimientos en lo respecta a la enfermedad de la rabia, una patología transmitida comúnmente por animales domésticos.

Que_es_la_rabiaTambién te puede interesar: Qué es el herpes: síntomas y tratamiento

¿Qué es la rabia?



La rabia es una enfermedad vírica casi siempre mortal, una vez que han aparecido los síntomas clínicos. En hasta el 99% de los casos humanos, el virus de la rabia es transmitido por perros domésticos. La rabia afecta a animales domésticos y salvajes, se propaga a las personas normalmente por la saliva a través de mordeduras o arañazos.

Este virus está presente en todos los continentes, excepto en la Antártida, pero más del 95% de las muertes humanas se registran en Asia y África.

Se trata de una enfermedad desatendida de poblaciones pobres y vulnerables, cuyas muertes raramente se notifican y que no disponen o no tienen fácil acceso a las vacunas humanas y a las inmunoglobulinas. La rabia aparece sobre todo en comunidades rurales remotas y los niños de 5 a 14 años son víctimas frecuentes.

Otros animales salvajes que pueden propagar el virus de la rabia:

  • Zorros

  • Zorrillos

Síntomas



El período que existe entre la infección y cuando uno se enferma varía entre 10 días y 7 años. Este período de tiempo es llamado período de incubación. El tiempo promedio del período de incubación es de 3 a 12 semanas.

Los síntomas pueden abarcar:

  • Babeo

  • Convulsiones

  • Sensibilidad exagerada en el sitio de la mordedura

  • Excitabilidad

  • Pérdida de la sensibilidad en una zona del cuerpo

  • Pérdida de la función muscular

  • Fiebre baja, 102° F (38.9° C) o menos

  • Espasmos musculares

  • Entumecimiento y hormigueo

  • Dolor en el sitio de la mordedura

  • Inquietud

  • Dificultad para deglutir (las bebidas producen espasmos de la laringe)

Diagnóstico



El virus de la rabia no necesita de pruebas para diagnosticar la infección en seres humanos, incluso antes de que se presenten los síntomas clínicos, a menos que existan signos específicos de hidrofobia o aerofobia.

La rabia humana se puede confirmar en vida y posmortem mediante diferentes técnicas que permiten detectar el virus entero, antígenos víricos, anticuerpos específicos presentes en el líquido cefalorraquídeo o ácidos nucleicos en tejidos infectados (cerebro, piel), y también en orina o saliva.

sintomas_fisicos_de_la_rabiaMayormente, las personas se infectan por la mordedura o el arañazo profundos de un animal infectado. Los perros son los principales huéspedes y transmisores de la rabia y la causa principal de las muertes por rabia humana que ocurren en Asia y África en más del 95% de los casos.

Los murciélagos son la principal fuente de infección en los casos mortales de rabia en las Américas. La rabia del murciélago se ha convertido recientemente en una amenaza para la salud pública en Australia y Europa Occidental. Los casos mortales en humanos por contacto con zorros, mapaches, mofetas, chacales, mangostas y otros huéspedes carnívoros salvajes infectados son muy raros.

También puede haber transmisión al ser humano en caso de contacto directo de material infeccioso (generalmente saliva) con mucosas o heridas cutáneas recientes. La transmisión de persona a persona por mordeduras es teóricamente posible, pero nunca se ha confirmado.

Aunque es raro, también puede contraerse la rabia por trasplante de órganos infectados o inhalación de aerosoles que contengan el virus. La ingestión de carne cruda o de otros tejidos de animales infectados no es fuente confirmada de infección humana.

Tratamiento

Limpie bien la herida con agua y jabón y busque ayuda médica profesional. Usted necesitará que un médico le realice una limpieza minuciosa de la herida y que retire cualquier objeto extraño. La mayoría de las veces, no se deben usar suturas (puntos) para las heridas por mordeduras de animales.

Si hay algún riesgo de rabia, le aplicarán una serie de vacunas preventivas. La vacuna generalmente se administra en 5 dosis durante 28 días. La mayoría de los pacientes también recibe un tratamiento llamado immunoglobulina para la rabia humana (HRIG, por sus siglas en inglés). El tratamiento se administra el día en que ocurre la mordedura.

vacuna_rabiaLlame al médico inmediatamente después de una mordedura de animal o después de estar expuesto a animales tales como murciélagos, zorros y mofetas, los cuales pueden portar la rabia. Llame, incluso cuando no se haya presentado ninguna mordedura. Se recomienda la vacunación y el tratamiento para posibles casos de rabia durante al menos hasta 14 días después de la exposición o una mordedura.

No hay ningún tratamiento eficaz conocido para las personas con síntomas de una infección por rabia, pero existen algunos informes de personas que han sobrevivido con tratamientos experimentales.

También te puede interesar: Qué es la influenza: síntomas y tratamiento

martes, 24 de mayo de 2016

Qué es el herpes: síntomas y tratamiento

Entre algunas personas existen enfermedades que tienen un riesgo de contagio para otros individuos, de modo que si no se tiene el conocimiento prudente y consciente de la patología que se padece, será posible afectar a otros e incluso ser contagiado por el simple hecho de desconocer sobre el tema. En esta oportunidad, te ofrecemos una nutrida información acerca de una infección conocida como Herpes, todo lo que debes saber, cuáles son los síntomas y cómo tratar este padecimiento.

que_es_el_herpes_síntomas_y_tratamientoTambién te puede interesar: Síntomas y prevención de la parotiditis o paperas

¿Qué es el Herpes?



El herpes es una infección muy común. Es causada por virus diferentes pero muy relacionados. Los virus son el herpes simple tipo 1 y herpes simple tipo 2. Ambos son muy fáciles de contraer. Permanecen de por vida en el cuerpo y pueden causar síntomas que aparecen y desaparecen.

Las dos formas de herpes pueden infectar el área de la boca, el área de los genitales o ambas. Cuando la infección se encuentra en la boca o cerca de ella, se llama herpes bucal. El herpes bucal frecuentemente es causado por el virus herpes simple tipo 1, cuando la infección de herpes se encuentra en los órganos sexuales o cerca de ellos, se llama herpes genital. Este tipo de herpes, generalmente es causado por el virus herpes simple tipo 2, hasta ocho de cada 10 adultos tienen herpes bucal y alrededor de uno de cada cuatro adultos tiene herpes genital. Millones de personas no saben que tienen herpes porque nunca tuvieron, o notaron, los síntomas del herpes.

¿Cómo puedes contraer herpes? El herpes se propaga a través del tacto, los besos y el contacto sexual, que incluye el sexo vaginal, anal y oral. Se puede transmitir de un integrante de la pareja al otro y de una parte del cuerpo a la otra. Un breve contacto de piel a piel es todo lo que se necesita para transmitir el virus. Como el herpes puede no presentar síntomas durante años, algunas veces es muy difícil saber quién inició el contagio.

Si bien no es usual, el herpes genital también se puede transmitir de una mujer embarazada a su bebé durante el parto vaginal. El herpes es más contagioso cuando las llagas están abiertas, húmedas o cuando supuran, hasta que se curan y se caen las costras.

Síntomas



Herpes bucal: cuando una persona tiene herpes bucal, aparecen "llagas" o "ampollas" sobre los labios o alrededor de la boca. Estas llagas también pueden aparecer dentro de la boca, pero generalmente esto sucede sólo la primera vez que aparecen los síntomas de herpes bucal. Los síntomas pueden durar algunas semanas y desaparecer. Pueden volver a aparecer a las semanas, meses o años. Son muy molestos pero frecuentemente no provocan daños en niños ni en adultos. Pero las llagas pueden ser muy perjudiciales en recién nacidos.

sintomas_herpesHerpes genital: la mayoría de las personas con herpes genital no tienen síntomas, muestran síntomas muy leves que pasan desapercibidos o algunos síntomas que no reconocen como síntomas de la infección. El síntoma típico del herpes es un grupo de llagas o ampollas, generalmente en la vagina, vulva, cuello del útero, pene, glúteos o ano. Los síntomas pueden durar varias semanas y desaparecer. Pueden volver a aparecer a las semanas, meses o años.

La primera vez que aparecen los síntomas de herpes genital se llama "primer episodio" o "herpes inicial". Generalmente, los síntomas de herpes inicial son más notorios que aquéllos de los rebrotes posteriores. Algunos síntomas específicos son:

  • Ampollas

  • Sensación de ardor si la orina cae sobre las llagas

  • Imposibilidad de orinar si una marcada hinchazón de las llagas bloquea la uretra

  • Picazón

  • Llagas abiertas

  • Dolor en el área infectada

  • Glándulas hinchadas y sensibles en el área de la pelvis, la garganta y en las axilas

  • Fiebre

  • Escalofríos

  • Dolor de cabeza

  • Sensación general de cansancio

  • Sensación de dolor similar a la de una gripe

Diagnóstico



Sólo un profesional de la salud puede diagnosticar el herpes, a través de un examen físico y análisis. Un análisis de sangre puede determinar si estás infectado con herpes bucal o genital, aun en los casos en los que no se tienen síntomas. Los proveedores de atención de la salud también pueden confirmar la presencia de herpes analizando fluidos que extraen de las llagas.

Si crees que tienes llagas producidas por herpes, es mejor hacerte revisar lo antes posible. Es importante asegurarse que las llagas son producidas por el herpes. Otras infecciones de transmisión sexual graves, como la sífilis, pueden parecerse al herpes pero requieren un tratamiento diferente.

Tratamiento y prevención



Si tienes herpes, puedes tomar algunos medicamentos que te ayudarán a controlar la infección. Frecuentemente, el uso de tratamientos para el herpes es muy eficaz para acelerar el proceso de cicatrización de las llagas e impedir la recurrencia de los brotes.

Los baños con agua tibia pueden proporcionar alivio para el dolor. La ropa de algodón ayuda a prevenir la irritación. Mantén secas las llagas; si están húmedas, se puede retrasar su cicatrización. La aplicación de compresas de agua fría o hielo sobre las llagas puede calmar las molestias. Los calmantes como la aspirina, el acetaminofen, el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar las molestias y la fiebre.

Si bien, el tratamiento para el herpes es útil, el virus no se cura. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los rebrotes disminuyen en cantidad e intensidad con el paso de los años.

Existen tres formas principales para prevenir la propagación del herpes genital:

  • Suspende inmediatamente el contacto sexual apenas sientas síntomas de un brote. Los síntomas de un brote pueden ser una sensación de ardor, picazón o cosquilleo. No tengas relaciones sexuales vaginales, anales u orales, ni siquiera usando un condón. Espera siete días hasta que se curen las llagas. El virus se puede propagar a través de llagas que la protección del condón no cubre. También se puede propagar por medio de la transpiración o de los fluidos vaginales hacia lugares que la protección del condón no alcanza.

  • Usa condones entre un brote y otro para reducir el riesgo de transmisión

  • Utiliza los tratamientos para el herpes. El riesgo de transmisión se puede reducir enormemente si la pareja que tiene herpes toma una pequeña dosis diaria de medicación contra el herpes

  • El contacto con cualquier tipo de llaga de herpes puede propagar el virus de un integrante de la pareja al otro o de una parte del cuerpo a la otra, especialmente durante el primer brote de herpes
Recuerda: si tienes una llaga en la boca, no beses a nadie, especialmente a bebés, niños o mujeres embarazadas.

También te puede interesar: Qué es la Tuberculosis: síntomas y tratamiento

lunes, 23 de mayo de 2016

Síntomas y prevención de la parotiditis o paperas

Entre las enfermedades más populares en la población, se encuentra la muy nombrada pero poco conocida parotiditis o paperas. Este padecimiento ha afectado a miles de ciudadanos, pero escasas personas tienen conocimiento acerca de esta patología, de qué se trata, cuánto afecta y cómo se puede tratar e incluso prevenir. En esta sección dedicada a las enfermedades más comunes, te ofreceremos toda la información y datos para que actives tu alerta ante esta dolencia.

Síntomas_y_prevención_de_la_parotiditis_o_paperasTambién te puede interesar: Qué es el chikungunya: síntomas y tratamiento

¿Qué es la Parotiditis?



se trata de una enfermedad de origen viral que se transmite de persona a persona a través de las secreciones que elimina una persona enferma al hablar, toser o estornudar o bien por contacto directo con cualquier objeto contaminado con estas mismas secreciones. El período de incubación se puede extender de 12 a 25 días.

La parotiditis es popularmente conocida con el nombre de paperas, es una infección viral que afecta principalmente a las glándulas parótidas, uno de los tres pares de glándulas salivales, situadas debajo y delante de los oídos. Si contraes paperas, ésta puede causar hinchazón en una o ambas glándulas parótidas.

Este padecimiento afecta principalmente a niños entre los 2 y 12 años que no han sido vacunados contra la enfermedad. Sin embargo, la infección puede ocurrir a cualquier edad. En los adultos puede ser más seria y traer otras complicaciones.

Síntomas



Los principales síntomas de la parotidis o paperas son:
  • Hinchazón facial: es el síntoma más notable. Provocado por la hinchazón de las glándulas salivales. Ésta puede ser muy dolorosa y a veces es el único síntoma.

  • Fiebre

  • Dolor de cabeza

  • Dolor en los músculos

  • Cansancio

  • Falta de apetito
Paperas_en_adultos-notilogiaCuando los casos son graves, las paperas pueden afectar otros órganos como el sistema nervioso central, el páncreas, los testículos y ovarios. Estos casos se pueden manifestar con alguno de los siguientes síntomas: somnolencia, dolor de cabeza intenso, dolor abdominal, vómitos, dolor en testículos y escroto. Estos son síntomas de afección grave por lo que frente a su presencia debe consultar en un centro de salud.

Diagnóstico



Si su médico sospecha que usted o su hijo puede tener paperas, un examen físico suele confirmar la presencia de las glándulas inflamadas. Por lo general, no se necesitan pruebas de laboratorio confirmatorias.

En caso de incertidumbre en el diagnóstico, pueden ser necesarias unas pruebas de saliva o un análisis de sangre. El análisis de sangre puede detectar anticuerpos contra las paperas, que indican si se trata de una infección reciente o pasada.

Tratamiento y prevención

No existe ningún tratamiento específico para las paperas, puesto que es causada por un virus, los antibióticos no son eficaces, igual que la mayoría de las enfermedades virales. La infección simplemente debe seguir su curso. Afortunadamente, la mayoría de los niños y los adultos se recuperan sin complicaciones en unas dos semanas.

Una vez contagiado, es importante acudir al médico inmediatamente si se cree estar en presencia de la enfermedad. El tratamiento suele ser paliativo para calmar los síntomas con medidas como:

  • Beber abundante cantidad de líquido para mantenerse hidratado

  • Consumir alimentos blandos que no requieran mucha masticación

  • Evitar los alimentos ácidos o los alimentos que hagan que la boca segregue saliva, como los cítricos


En cuanto a la prevención, las paperas son eludibles mediante vacunación. Una persona es inmune a las paperas si previamente ha tenido la infección o ha sido vacunada contra las paperas.

paperas_notilogiaLa vacuna contra las paperas se administra como parte de la vacuna triple vírica, que protege del sarampión, las paperas y la rubéola. Se recomiendan dos dosis de esta vacuna antes de que un niño vaya a la escuela: la primera entre las edades de 12 y 15 meses y la segunda entre los 4 y 6 años o entre 11 y 12 años si no se administró previamente.

Además se pueden tomar otras medidas como:

  • Lavarse bien las manos con agua y jabón

  • No compartir cubiertos a la hora de comer

  • Limpiar las superficies que se tocan con frecuencias con agua y jabón (manijas, juguetes, mesas


Algunos activistas anti-vacunas protestan en contra de la administración de la vacuna contra las paperas, alegando que la cepa de la vacuna atenuada es perjudicial. Se ha argumentado que la vacuna triple vírica está relacionada con el autismo, pero ningún estudio ha encontrado vínculo entre la vacuna y la mencionada condición.

La vacuna no se recomienda para las mujeres embarazadas o que planean quedar embarazadas dentro de las próximas cuatro semanas; personas que han tenido una reacción alérgica potencialmente mortal a la gelatina o al antibiótico neomicina o pacientes con sistemas inmunológicos gravemente comprometidos, a menos que los beneficios de la vacuna superan los riesgos.

También te puede interesar: Qué es la influenza: síntomas y tratamiento

viernes, 20 de mayo de 2016

Qué es el chikungunya: síntomas y tratamiento

Desde finales de octubre, noviembre y el último mes del pasado año 2015, las emergencias de los centros de salud, tanto públicos como privados, eran visitados por pacientes con síntomas parecidos a la patología del dengue, pero resulta que se trataba de la llamada Fiebre del Chikungunya. En esta oportunidad, compartiremos todo lo que no conoces acerca de esa enfermedad que amenazó a la población y que hoy día es importante estar informados y prevenidos respecto ese padecimiento.

Qué_es_chikungunya_síntomas_y_tratamientoTambién te puede interesar: Qué es la influenza: síntomas y tratamiento

¿Qué es el chikungunya?



La fiebre de chikungunya es una enfermedad transmitida por un virus del mismo nombre, contagiada a través de la picadura de un mosquito infectado, que provoca un cuadro febril agudo, habitualmente se resuelve sin complicaciones. Fue descrita por primera vez en el año 1952 en Tanzania y poco después se descubrió que se trataba de una enfermedad endémica en África (en idioma makonde –de la zona de Tanzania y Mozambique– quiere decir "retorcerse" o "doblarse por el dolor") Desde entonces se han descrito casos en todo el mundo.

chikungunya-notilogiaEs importante resaltar que el virus chikungunya pertenece al grupo de los arbovirus, un tipo de virus que se transmiten por picaduras de artrópodos (zancudo Aedes aegypti). Es conocido desde hace décadas y afecta principalmente a los países tropicales donde no hay un registro del número de casos, aunque se estima que las personas afectadas llegan a millones en 40 países diferentes de África y casi dos millones desde el 2013 en América, inicialmente en la zona del Caribe.

Síntomas



Los principales síntomas que provoca esta enfermedad son:

  • Fiebre elevada: es el síntoma más frecuentes, la fiebre puede durar entre dos y cinco días y llegar a los 40ºC.

  • Dolores articulares, con o sin inflamación o derrame (presencia de líquido) de las articulaciones, de pies y manos, aunque también puede afectar a rodillas, hombros y columna. El dolor suele ser peor por la mañana, se alivia con el ejercicio suave y empeora con los movimientos bruscos.

  • Dolores musculares y de la cabeza, con malestar general, posibilidad de náuseas y sensación de cansancio, aunque estos dolores suelen durar tan solo unos días.

  • Se han observado otros síntomas asociados a problemas cardiacos, oculares, gástrointestinales o neurológicos.

Diagnóstico de la fiebre chikungunya



Las manifestaciones clínicas de la fiebre de chikungunya son muy inespecíficas. No hay síntomas muy característicos que hagan sospechar que se padece esta enfermedad en concreto en un primer lugar, por ello es difícil que el médico diagnostique la fiebre de chikungunya directamente.

No obstante, se debe pensar en esta enfermedad en las siguientes situaciones:

  • Fiebre elevada en personas que han viajado a zonas de riesgo (África, Asia, Pacífico, zonas tropicales y subtropicales de América) y que presentan fiebre elevada (mayor de 38.5ºC) sobre todo si se acompaña de dolores articulares.

  • Síntomas parecidos al dengue o a la malaria, habiéndose descartado ambas (fiebre muy elevada, exantema en piel, artritis)
En los análisis de sangre puede haber alteración de parámetros que indiquen infección. En el caso del chikungunya es más frecuente la leucopenia (el descenso de los leucocitos) que la leucocitosis (su aumento); las plaquetas también pueden estar más bajas de lo normal. También es común la elevación de la proteína C reactiva y la velocidad de sedimentación globular, como en otros procesos infecciosos. A menudo puede haber un incremento leve o moderado de las transaminasas.

Tratamiento y prevención

chikungunya_sintomas-notilogiaNo existe un tratamiento específico para la fiebre de chikungunya. El tratamiento que existe sólo sirve para paliar los síntomas y sólo se puede esperar a que las propias defensas de nuestro cuerpo eliminen el virus. El cuadro clínico se pueden tratar con medicamentos que alivien las molestias del paciente, sobre todo analgésicos que disminuyan la fiebre y el dolor, como el paracetamol. Se debe evitar la aspirina y otros antiinflamatorios porque pueden alterar la coagulación de la sangre en cuadros clínicos similares de mayor riesgo como el dengue.

Tampoco existe vacuna contra este virus, así que curarse de la infección depende del estado de salud previo del paciente afectado y de la atención sanitaria que se le proporcione. En un país desarrollado con buena atención médica es poco probable morir de esta infección.

Actualmente no se están llevando a cabo grandes líneas de investigación para estudiar nuevos medicamentos y vacunas contra el virus porque se trata de una enfermedad que afecta a países en vías de desarrollo y no tenía interés para los países más ricos. Debido a ello, lo mejor que podemos hacer, sobre todo en zonas endémicas, es intentar prevenir la infección.

Se pueden aplicar los siguientes métodos preventivos:

  1. Usar mosquiteras mientras duermes y también en las ventanas para evitar el paso de mosquitos.

  2. Evitar tener las ventanas abiertas durante el día y noche.

  3. Eliminar el agua estancada allí donde la haya (cubos, jardineras, etcétera), este mosquito vive y se reproduce en esos ambientes.

  4. Viste ropa blanca o muy clara, con manga larga siempre que puedas.

  5. Utiliza repelente de insectos. Si te pones crema de protección solar échate el repelente 20 minutos después.

  6. En caso de que sospeches que tú o alguien cercano puede tener la fiebre de chikungunya mantén la calma, el contagio se previene evitando las picaduras, ya que no se transmite de persona a persona. Acude a un hospital cercano para ser examinado por un médico.

  7. Actualmente se recomienda que las mujeres embarazadas no viajen a los países con circulación de zika, que en América coincide con las mismas zonas de circulación del chikungunya.


En los países americanos se están llevando a cabo campañas para intentar erradicar a los mosquitos que transmiten estos virus. Hay diversas estrategias como saneamiento de aguas, uso de insecticidas de forma amplia, introducción de mosquitos modificados genéticamente para impedir su reproducción.

También te puede interesar: Guanarito, El Ébola Venezolano (Fiebre hemorrágica)

jueves, 19 de mayo de 2016

Qué es la influenza: síntomas y tratamiento

Las enfermedades más comunes que atacan a la población, comprenden un cúmulo de datos y recomendaciones que nunca están de más tener en cuenta. Entre esas afecciones destaca la Influenza, un padecimiento que suele ser muy frecuente en la ciudadanía, por su sencilla forma de contagio. En esta oportunidad, te compartiremos una serie de advertencias y sugerencias que engloban todo lo que debes saber respecto a la influenza.

que_es_la_influenzaTambién te puede interesar: Qué es la Tuberculosis: síntomas y tratamiento

¿Qué es la influenza?

La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa producida por los virus de la influenza. Puede causar desde una enfermedad leve hasta una grave y en algunos casos puede ser mortal. Algunas personas, como los ancianos, los niños pequeños y las personas con ciertas afecciones de salud tienen un riesgo alto de sufrir complicaciones graves a causa de la influenza.

Según las estadísticas, entre el 5 y el 20% de la población contrae influenza; cientos de personas son hospitalizadas debido a complicaciones de la influenza, y alrededor de 3 de cada 10 personas mueren a causa de la influenza. La mejor manera de prevenir esta enfermedad es vacunarse.

Síntomas



¿Cuáles son los síntomas de la influenza? La gripe o influenza por lo general comienza repentinamente y puede incluir los siguientes síntomas:

  • Fiebre (generalmente alta)

  • Dolor de cabeza

  • Cansancio extremado

  • Tos seca

  • Dolor de garganta

  • Moqueo o congestión de nariz

  • Dolores musculares

  • Síntomas estomacales, como náusea, vómitos y diarrea; pueden ocurrir en los niños pero rara vez en los adultos

Riesgos por transmisión

Hay personas que tienen mayor riesgo de tener complicaciones si contraen la influenza, entre las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones si contraen la influenza, se encuentran los adultos mayores, los niños pequeños y personas de cualquier edad con ciertas afecciones de salud. Algunas complicaciones causadas por la influenza incluyen: neumonía, deshidratación y empeoramiento de las afecciones de salud crónicas, entre ellas, insuficiencia cardíaca congestiva, asma o diabetes. Por su parte, los niños pueden tener problemas de sinusitis e infecciones de oídos.

influenza_contagioTengamos en cuenta que, la influenza se transmite a través de gotitas respiratorias que se emiten al toser o estornudar. Generalmente se transmite de persona a persona, aunque de vez en cuando una persona se puede infectar al tocar un objeto contaminado con el virus y luego tocarse la nariz o la boca. El periodo de contagio y su duración, sucederá al estar en contacto con una persona con influenza (en condiciones de infectar a otros) a partir del día anterior a que se presenten los síntomas.

Los adultos siguen siendo contagiosos hasta siete días después de haberse enfermado y los niños pueden seguir siendo contagiosos durante un período aún más largo, esto significa que se puede contagiar la influenza a otras personas antes de que uno se dé cuenta de que está enfermo y también durante la enfermedad.

En general, la influenza es peor que el resfrío y los síntomas como fiebre, dolores corporales, cansancio extremo y tos seca resultan ser más habituales e intensos. Los resfríos tienden a desarrollarse gradualmente, mientras que la gripe o influenza tiende a aparecer muy repentinamente. Los resfriados son generalmente más leves que la influenza. Las personas resfriadas tienen mayor probabilidad de experimentar moqueo o congestión de nasal. Los resfríos, mayormente no producen complicaciones graves de la salud, como neumonía, infecciones bacterianas o necesidad de hospitalización.

Tratamiento

vacuna_influenzaLos medicamentos antivirales son el tratamiento adecuado. Consulte de inmediato a su médico si padece una enfermedad de alto riesgo y tiene síntomas de influenza. Cuando se este en tratamiento, los antivirales pueden aliviar los síntomas y reducir el tiempo de la enfermedad en 1 o 2 días. Además pueden evitar complicaciones graves de la influenza, como la neumonía.

¿Qué puedes hacer para protegerte de la influenza?

La mejor manera de prevenir la gripe o influenza es vacunarse cada año. Hay dos tipos de vacunas:

  • La vacuna contra la gripe ("flu shot") es una vacuna inactivada (que contiene el virus muerto) que se aplica con una aguja. La vacuna por inyección se ha aprobado para su uso en personas mayores de seis meses, lo cual incluye a las personas sanas y aquellas con afecciones crónicas de la salud.

  • La vacuna por spray nasal (llamada a veces LAIV) está elaborada con virus de la influenza vivos pero debilitados y NO causan la influenza. Este tipo de vacuna está aprobado para su uso entre los dos años y los 49 años de edad; no está aprobada para las mujeres embarazadas.

  • Los niños entre los seis meses y los ocho años deben recibir dos dosis de la vacuna si no han sido vacunados previamente, en ningún momento, ni por inyección ni por spray nasal. Los niños entre seis meses y ocho años que recibieron solamente una dosis en el primer año que se vacunaron deben recibir dos dosis el año siguiente.


Alrededor de dos semanas después de la vacunación, el organismo crea anticuerpos que protegen contra la infección por el virus de la influenza. Las vacunas de la influenza no protegen contra enfermedades causadas por otros virus, como el resfriado ordinario. Se recomienda asistir al centro de salud cuando los síntomas no disminuyan con el tratamiento o empeore su estado a causa del virus.

También te puede interesar: Qué es la Fiebre de Lassa: síntomas y tratamiento