domingo, 24 de enero de 2016

¿Te haz preguntado de dónde viene el agua que tomas?

En la sociedad actual se ha credo un mito acerca del agua embotellada, el cual señala que el vital liquido que es tratado y luego envasado es mucho más saludable que el agua que sale del grifo, mito que fue desmentido gracias a un estudio realizado en Estados Unidos, el cual señala que que el agua que salía de las tuberías tenía menos impurezas y microorganismos, osea era más fresca en comparación a la embotellada que es guardada por meses y meses en bodegas.

Agua embotellada - NotilogiaTe puede interesar: La sequía en Venezuela se vuelve emergencia

El agua embotellada no solo es la preocupación de muchos ciudadanos con respecto a que tan potable es, sino que también se une el material en el que realizan los envases para su comercialización (el plastico). Estados Unidos es uno de los países el cual sus ciudadanos consumen más éste producto. Por lo que se ha sumado a las criticas globales contra la insdutria del plástico, que más allá de contaminar los suelos se convierte en basura, podría traspasar contaminantes a los alimentos alterando sus cualidades.

El proceso

Agua de grifo - NotilogiaSegún las autoridades de EE UU cerca del 25% del agua en botella que compras proviene de la llave. El agua purificada que es muy distinta al agua mineral no está sujeta a tantas regulaciones y por lo mismo, casi el único procesamiento que recibe es la adición del gas para las burbujas. El gran "pero" es que este producto, muchas veces, se mantiene por meses alejado de la luz del sol en bodegas a la espera de ser comercializado, lo que podría facilitar el afloramiento de bacterias. Por lo que el agua de la llave, que se produce constantemente, en muchos lugares recibe tratamientos más estrictos y está sujeta a revisiones y regulaciones por parte de las autoridades correspondientes.

El agua potable, más blanda o más dura según su origen, pasa por una gran cantidad de etapas para alcanzar su estado óptimo. Primero, se remueve todas las partículas y el polvo gracias a procesos químicos y físicos. Luego, se pasa por filtros y capas de arena, arcilla y carbón que remueven las impurezas más finas. Se agrega, finalmente, una pequeña cantidad de cloro que elimina las bacterias y microorganismos y se envía a tanques y reservas para luego se bombeada a través de las tuberías.

El impacto ambiental



Son muchos los consumidores que se preocupan no sólo por lo qué contiene los alimentos que consumen, sino por cómo fueron producidos. Las botellas de agua, son elaboradas a partir de petróleo. Además de la materia prima, se necesita combustible para movilizar a los miles y miles de camiones y barcos que distribuyen estas botellas por todo el mundo. Son cerca de 100 millones de litros de petróleo que se destinan para la producción de estos envases. Y de acuerdo al Instituto de Reciclaje de Envases, menos del 20% de estos materiales son reciclados cada año.

Los costos



Los costos pueden variar dependiendo la parte del mundo donde se elaboren, pero lo que se mantiene constante es la desproporción entre el valor de 1 litro de agua de la llave y 1 litro de agua embotellada. En general esa diferencia puede ser entre 1.000 y 3 mil veces.

Salud y seguridad

Agua envasadaEn los países desarrollados o naciones con altos estándares sanitarios, el agua embotellada tienen que cumplir menos estándares de seguridad que el agua del grifo. Por lo que el agua envasada podría contener mayor carga bacterial o de contaminantes químicos, incluyendo componentes que podrían producir cáncer. Un estudio hecho por el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales de Estados Unidos descubrió que dos de las principales marcas de agua embotellada de EE.UU. contenían ftalatos, que son derivados de la producción de plástico y afectan a los fetos y algunas células reproductivas. Además, los científicos proponen que las propiedades del agua pueden verse afectadas por el plástico cuando se almacenan en climas cálidos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario