domingo, 28 de junio de 2015

La apnea de sueño aumenta presión arterial

Si eres de las personas que tiene el cuello grueso y en las noches no puedes dormir, te recomendamos que asistas a un especialista, porque puedes estar sufriendo de "apnea de sueño", el cual es producido por el del tamaño del cuello. El especialista Kannan Ramar explica "que las personas que tienen el cuello mayor de 40,6 cm o 43 cm es un signo de exceso de grasa en la zona del cuello lo que puede contribuir a la falta de espacio y estrechamiento de la tráquea que, a su vez, hace más factible que se produzca una obstrucción o bloqueo de las vías respiratorias durante el sueño

Apnea del sueñoTambién te puede interesar: Personas que hablan dormidas: mitos y verdades

Tener una circunferencia de cuello mayor a 40,6 centímetros y ser mujer, o más de 43 centímetros y ser hombre, es uno de varios factores de riesgo vinculados con la apnea obstructiva del sueño, afección que se presenta cuando los músculos de la parte posterior de la garganta se relajan y restringen u obstruyen temporalmente el flujo de aire durante el sueño. Eso puede conducir a alteraciones del sueño y cansancio diurno.

Los descensos repentinos en los niveles de oxígeno que ocurren con la apnea del sueño aumentan la presión arterial y ejercen presión sobre el sistema cardiovascular, lo que eleva el riesgo de desarrollar problemas cardíacos, tales como presión arterial alta e insuficiencia cardíaca.

Explicó Kannan Ramar, especialista del Centro para Medicina del Sueño de Clínica Mayo en Minnesota, que "en la mayoría de personas, un cuello mayor a 40,6 cm o 43 cm es un signo de exceso de grasa en la zona del cuello, lo que puede contribuir a la falta de espacio y estrechamiento de la tráquea que, a su vez, hace más factible que se produzca una obstrucción o bloqueo de las vías respiratorias durante el sueño".

A fin de evaluar el riesgo general de apnea obstructiva del sueño, los médicos utilizan la circunferencia del cuello y otros indicadores, tales como la forma en que duerme la persona, si ronca y cómo se siente al despertar. Además, posiblemente también se evalúen otros factores de riesgo, tales como obesidad, presión arterial alta, el hecho de consumir tabaco o alcohol, y si la anatomía de la garganta es del tipo que congestiona la tráquea.

Para detectar el riesgo de apnea, el médico posiblemente recomiende realizar primero un estudio nocturno en casa para ver si hay períodos en los que baja el oxígeno. Dependiendo de los resultados, puede decidir que conviene realizar un estudio del sueño durante una noche, sea en el laboratorio del sueño o en casa, para diagnosticar definitivamente la apnea obstructiva del sueño, determinar su gravedad y evaluar las alternativas de tratamiento. Si usted tiene un cuello grueso y no duerme bien en la noche porque no respira correctamente, busque un especialista para que lo ayude.

Fuente: El Universal

No hay comentarios.:

Publicar un comentario