jueves, 26 de marzo de 2015

La cafeína puede afectar el éxito de tu vida

Unos científicos realizaron un estudio en la Escuela de Medicina Johns Hopkins, el cual dio como resultado el mejoramiento que les produce a las personas cuando consumen cafeína dado a que lo hacen primero porque les agrada el sabor y segundo porque se sienten más alerta, con más ánimo, controlan las emociones y mantienen la calma bajo presión.

cafeinaTambién te puede interesar: Según la OMS debemos reducir el consumo de azúcar

El consejo de esta semana para mejorar tu rendimiento es el método más simple y directo que se ha dado hasta ahora. Para muchas personas, este consejo tiene el potencial de crear un impacto más grande que cualquier otra acción. ¿El truco? Tienes que dejar la cafeína, y como todo bebedor de cafeína puede atestiguar, es más fácil decirlo que hacerlo.

Para aquellos que no estén conscientes, la habilidad de controlar tus emociones y mantener la calma bajo presión está directamente relacionada con tu rendimiento. TalentSmart ha llevado a cabo investigaciones con más de un millón de personas, y hemos encontrado que 90% de las personas con mayor rendimiento tienen un alto nivel de inteligencia emocional. Estos individuos son capaces de controlar sus emociones (incluso en momentos de estrés) para mantenerse en calma y orden.

Lo bueno: No es tan bueno

La mayoría de las personas empiezan a consumir cafeína porque los hace sentir más alerta y mejora su ánimo. Muchos estudios sugieren que la cafeína mejora de manera real el desempeño de actividades cognitivas (memoria, concentración, etc.) a un corto plazo. Lamentablemente, estos estudios no consideran los hábitos que tienen sus participantes en cuanto a la cafeína. Un nuevo estudio de la Escuela de Medicina Johns Hopkins, muestra que el mejoramiento en el desempeño producido por la ingesta de cafeína es en realidad un momento de freno a la abstinencia que sienten los consumidores de cafeína. Al controlar las dosis de cafeína en los participantes, los investigadores de John Hopkins encontraron que el mejoramiento en el desempeño producto de la cafeína, no existe en realidad sin la abstinencia producida por ésta misma. En esencia, dejar la cafeína reduce tu desempeño cognitivo y tiene un impacto negativo en tu ánimo. La única manera de volver a la normalidad es consumir cafeína y cuando lo hagas, sentir que te lleva a nuevas alturas. En realidad, la cafeína está devolviendo tu desempeño a la normalidad por un corto período.

Lo malo: Adrenalina

Consumir cafeína gatilla la liberación de adrenalina. La adrenalina es la fuente de la respuesta “corre o pelea”, un mecanismo de supervivencia que te fuerza a correr o pelear cuando enfrentas algún peligro. Éste mecanismo deja de lado al pensamiento racional en pos de una respuesta más rápida. Esto es genial cuando un oso te está persiguiendo, pero no lo es tanto cuando estás respondiendo un email descortés. Cuando la cafeína pone tu cerebro y tu cuerpo en este estado de híper-sensibilidad, tus emociones controlan tu comportamiento.

La irritabilidad y la ansiedad son los efectos emocionales más comunes producto de la ingesta de cafeína, pero la cafeína le permite a tus emociones tomar el mando.

Los efectos negativos de la liberación de adrenalina producto de la cafeína no solo influyen en el comportamiento. Los investigadores de la Universidad de Carnegie Mellon encontraron que las dosis grandes de cafeína elevan la presión arterial, estimulan el corazón, y producen una respiración agitada; lo que los lectores de Emotional Intelligence 2.0 saben que priva al cerebro del oxígeno necesario para pensar de manera calmada y racional.

coffeeTambién te puede interesar: Lo que puede pasarle a tu cerebro si dejas el azúcarLo Feo: Sueño

Cuando duermes, tu cerebro literalmente se recarga, barajando los recuerdos del día y guardándolos o dejándolos de lado (lo que genera los sueños), para que así puedas despertar alerta y despejado. Tu auto-control, concentración, memoria, y velocidad para procesar la información se reducen cuando no obtienes el suficiente—o el apropiado—descanso. Tu cerebro es muy caprichoso cuando se trata del sueño. Para que despiertes descansado, tu cerebro tiene que atravesar una serie de complejos ciclos. Puedes ayudar a este proceso y mejorar la calidad de tu sueño reduciendo la ingesta de cafeína.

Acá está el por qué querrás hacerlo: la cafeína tiene una semivida de seis horas, lo que significa que se necesitan 24 horas para que ésta salga de tu sistema. Bebe una taza de café a las ocho a.m., y aún tendrás el 25% de la cafeína en tu cuerpo a las ocho p.m. Cualquier cosa que bebas en la tarde estará al 50% de su potencial para cuando vayas a dormir. Cualquier dosis de cafeína en tu torrente sanguíneo —con los efectos negativos en aumento a medida que aumenta la dosis— hará difícil dormir.

Para cuando te duermas, lo peor está por venir. La cafeína interrumpe la calidad de tu sueño, ya que reduce el sueño de movimiento ocular rápido (REM), sueño en que tu cuerpo se recupera y procesa las emociones. Cuando la cafeína interrumpe tu sueño, despiertas a la mañana siguiente con un grado de torpeza emocional. Vas a estar naturalmente inclinado a tomar una taza de café o una bebida energética para tratar de sentirte mejor. La cafeína produce liberación de adrenalina, lo que aumenta tu discapacidad emocional. La falta de sueño y la cafeína te dejan aún más cansado en la tarde, por lo que bebes más cafeína, que a su vez deja más de esta sustancia en tu torrente sanguíneo a la hora de dormir. Así, la cafeína crea de manera muy rápida un círculo vicioso.

Abstinencia

Como cualquier estimulante, la cafeína es fisiológica y psicológicamente adictiva. Si optas por una baja dosis de cafeína, debes hacerlo de manera progresiva y con la guía de un profesional de la medicina. Los investigadores de Johns Hopkins encontraron que la abstinencia producida por la cafeína causa cefalea, fatiga, somnolencia, y dificultad para concentrarse. Algunas personas reportaron sentir síntomas parecidos a la gripe, depresión, y ansiedad después de reducir la dosis de cafeína por tan poco como una taza al día. Bajar la dosis de cafeína lentamente puede ayudar considerablemente a reducir estos síntomas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario